martes, 20 de julio de 2010

MATEO ROSADO COMPROMETE LA TRANSPARENCIA DE INVESTIGACION.....


El presidente de la DNCD, Rolando Mateo Rosado (Archivo 7dias)

SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- Si la inexplicable inclusión del jefe de Prensa del Palacio en el no menos inexplicable viaje a Puerto Rico de los jefes de la Dirección Nacional de Drogas y de la Policía tuvo por objetivo “orientar” periodísticamente las declaraciones de ambos, Rafael Núñez ha tenido el peor desacierto en su carrera de vocero oficial: Rolando Mateo Rosado parece haber desenchufado sus cuerdas vocales del cerebro. Lo dicho por él sobre el crédito de eventuales confesiones de José Figueroa Agosto son ahora interpretadas como una desesperada, e inútil, cura en salud.

Cajas de resonancia del presidente Leonel Fernández, a su llegada sin invitación a Puerto Rico repitieron que en el país, y en relación con el caso, no habrá “vacas sagradas”. Declaración meramente retórica desmentida sin apenas darse tiempo a respirar por Mateo Rosado, para quien no valdrá para la investigación y el juzgamiento local “la mera acusación que haga (Figueroa Agosto) de funcionarios porque él no tiene palabra de Dios”.

Llama poderosamente la atención la alusión del presidente de la DNCD a eventuales acusaciones a funcionarios. Hasta ahora, solo el rumor público ha señalado por su nombre y apellido a un influyente funcionario gubernamental y dirigente de político. De él se dice no solo que aparece en uno de los seis vídeos incautados por la DNCD en el apartamento de Sobeida Félix Morel, en el sector La Esperilla, sino que siendo vecino del asesinado coronel José González y González, participaba con cordial frecuencia en las reuniones “sociales” celebradas por la “troupe” del supuesto capo puertorriqueño.

No es exagerado pensar, por lo tanto, que Rosado Mateo tuvo un “lapsus linguae”; es decir, lo traicionó el subconsciente y habló, casi con toda seguridad, pensando en ese funcionario –en singular—que la gente nombra de mil y una manera dados sus vínculos confesos con implicados en el expediente de Figueroa Agosto en el país.
Es también reveladora la naturaleza de lo dicho por Mateo Rosado. La suya no fue una declaración técnica, como se presume debe hacerla quien como él desempeña el cargo de jefe de un organismo de inteligencia, en este caso para develar las operaciones del narcotráfico. Por el contrario, fue una alegación de tipo moral: la investigación y persecución en la República Dominicana no se realizarán partiendo de “rumores, ni de chismes, ni mucho menos de imputaciones falaces para embarrar reputaciones”.
Hasta donde se conoce, no compete a una agencia de investigación discriminar anticipadamente de la información en su poder las que tipifican como falacias, rumores o chismes con la intención de demeritar honras, sino investigar si esas informaciones oficiosas tienen base real.
No será ese el procedimiento, según afirmó Mateo Rosado. Como Figueroa Agosto no tiene “palabra de Dios”, la DNCD, la Policía y el Ministerio Público, se quedarán con sus propias "verdades". Lo que diga el supuesto narcotraficante, si es que lo dice, será palabra de delincuente.
La impunidad de los sectores de poder dominicanos habrá ganado otro asalto.

7dias.com.do

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada