domingo, 25 de julio de 2010

LAS INUNDACIONES CAUSAN ESTRAGOS EN LA BARQUITA...

Anegadas. Nuevamente los moradores del barrio La Barquita viven el drama de ver sus casas inundadas tras la crecida del río Ozama luego de las fuertes lluvias registradas en la madrugada del viernes.
Visita. El ministro de Salud acudió ayer a La Barquita, donde orientó a sus moradores para prevenir la leptospirosis y otros males.
VIVIENDAS ANEGADAS

SEGÚN EL COE, EL NÚMERO DE PERSONAS DESPLAZADAS AUMENTÓ A 31,815
Anegadas. Nuevamente los moradores del barrio La Barquita viven el drama de ver sus casas inundadas tras la crecida del río Ozama luego de las fuertes lluvias registradas en la madrugada del viernes.Bethania Apolinar
Santo Domingo
Radhamés Díaz está cansado de sacar los muebles cada vez que llueve con intensidad por temor a perderlos, pero este hombre, padre de tres hijos, no tiene a donde ir.
Como Díaz, cientos de personas que viven en la ribera del río Ozama pasan por la misma situación. Ayer esperaban que las aguas descendieran para retornar a sus hogares a ingeniárselas para acondicionarlos nuevamente.
Ayer el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) informó que aumentaron a 31 mil 815 el número de personas desplazadas y a seis mil 363 las viviendas anegadas por las inundaciones provocadas por las lluvias de los últimos días.
El ministro de Salud Pública, Bautista Rojas Gómez, visitó ayer el sector La Barquita para conocer la situación de sus residentes y prevenir el surgimiento de enfermedades como la leptospirosis, malaria, el dengue y males respiratorios.
En la Barquita de Los Mina se inundaron 970 viviendas. producto de la crecida del río Ozama como consecuencia de la vaguada causada por el paso de la tormenta “Bonnie”. La mayoría de las familias abandonaron sus hogares y cargaron sus ajuares y pertenencias a casas de familiares y amigos para evitar que se les dañen.
Este sábado 158 familias permanecen albergados en refugios oficiales, pero en estos no se acogió a los hombres, y los muebles debieron llevarlos a otros espacios.
“Yo me levanté a las 4:00 de la mañana a recoger mis trastes sola con mis hijos, cuando subió el agua el otro día se me dañó la nevera, una cama, y ahora no sé que otras cosas voy a perder”, lamentó Sofía Ramírez, al narrar las vicisitudes por las que atraviesan los moradores del vulnerable lugar.
Su vecino, Wellington Santos, quien lleva más de 10 años residiendo en La Barquita con su esposa y dos hijos, trataba ayer de salvar algunas cosas que le quedaron dentro de su vivienda cuando en la madrugada del viernes vio que era inminente recoger lo más importante y desplazarse a un lugar seguro.
El presidente de la junta de vecinos La Milagrosa, Nicolás Benavidez, dijo que la mayorías de las viviendas de La Barquita están semidestruidas, con pisos de tierra. “De nada nos sirve que nos den un medicamento para prevenir enfermedades si al rato estamos espuestos a los mismos riesgos”, agregó.
A su juicio, la primera medida que debe ejecutar el Gobierno es reparar las viviendas de cientos de familias que están en condiciones aptas para la vida humana.
El Ministro de Salud recorrió ayer parte de La Barquita, donde revisó los pies de niños y adultos para ver si tenían llagas u otras laceraciones, mientras los orientaba a que no pueden entrar a las aguas sin protegerse con guantes y botas para no contaminarse de leptospirosis.
COE
El COE dijo ayer que de las 31 mil 815 personas evacuadas, 380 permanecen en refugios oficiales y el resto en casas de familiares y amigos.
El organismo informó que hasta el momento 29 comunidades de las provincias San Cristóbal, Duarte, San Pedro de Macorís, Barahona y Monte Plata se encuentran incomunicadas por crecida de ríos y la rotura de un muro de contención.
Los principales daños por las últimas lluvias se registran en San Cristóbal, donde 612 viviendas fueron anegadas por la crecida de la cañada Moscú, otras cinco se inundaron por el desbordamiento del río Yubazo, y otras 287 por la crecida del Arroyo Madre Vieja.
El boletín que emitió ayer el organismo indica que están en alerta amarilla San Cristóbal (en especial Villa Altagracia y los poblados ubicados en la cuenca baja del río Nizao), Santo Domingo, el Distrito Nacional, María Trinidad Sánchez, Monte Plata y Duarte (en especial los del Bajo Yuna).
Y en alerta verde están Peravia, San José de Ocoa, San Juan de la Maguana, Barahona, Hato Mayor, El Seibo, La Altagracia, La Romana, San Pedro de Macorís, Monseñor Nouel, Sánchez Ramírez y La Vega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada