lunes, 19 de julio de 2010

CAPTURA DE AGOSTO DERRIBA CASTILLO DE NAIPES DE SOBEIDA...

El derrumbe de un castillo de naipes Esta es una de las fotos divulgadas por el periódico El Nacional de Ahora, cuando dio cuenta de una versión sobre el presunto secuestro de Sobeida Félix Morel, tras lo cual desapareció del país, hasta que ayer se entregó a las autoridades de Puerto Rico, luego de acompañar al fugitivo José Figueroa Agosto.

ILEGAL

ESTA MUJER HABÍA LOGRADO FUGARSE TRAS VIOLENTAR LA COERCIÓN
El derrumbe de un castillo de naipes Esta es una de las fotos divulgadas por el periódico El Nacional de Ahora, cuando dio cuenta de una versión sobre el presunto secuestro de Sobeida Félix Morel, tras lo cual desapareció del país, hasta que ayer se entregó a las autoridades de Puerto Rico, luego de acompañar al fugitivo José Figueroa Agosto.

Santo Domingo
Sobeida Félix Morel pasó de una vida pueblerina con limitaciones en Gaspar Hernández, a la notoriedad que alcanzó desde el momento en que el hombre vinculado sentimentalmente a ella, José Figueroa Agosto, evadió una persecución de agentes antidrogas cerca de un apartamento donde luego ella fue apresada.
Su posterior fuga fue calificada por el presidente Leonel Fernández como “una burla a la sociedad” y dio lugar a una intensa búsqueda que concluyó el pasado sábado, cuando se entregó voluntariamente a las autoridades de Puerto Rico, ocho horas después de que fuera apresado el capo boricua.
Félix Morel fue apresada en un apartamento donde las autoridades dominicanas descubrieron joyas y una yipeta con 4.6 millones de dólares en efectivo.
Acusada de lavado de activos, ha tenido cambios importantes, al pasar de una vida con limitaciones a los lujos y las facilidades que otorga el poder del dinero. Sobeida apenas cursó el octavo curso, luego de ser bailarina al desnudo en Suiza.

Vida privada
Nació y creció en Joba Arriba, un pueblito de montañas del municipio Gaspar Hernández, y viajó a Europa cuando apenas tenía 17 años, pero regresó al país y a los 20 años se casó con Eddy Brito, con quien procreó dos hijos. Sobeida luego se enredó con Figueroa Agosto, el joven boricua al que conoció a través de su esposo.
Su fuga fue una preocupación para el Estado, que ofertó una recompensa de cinco millones de pesos a quien ofreciera información sobre su paradero. En su búsqueda se movilizaron agentes policiales y antinarcóticos, bajo la presunción de que podría estar en República Dominicana.
Mientras, en Puerto Rico también se activó la persecución de Félix Morel y Figueroa Agosto, con la participación de las autoridades de United State Marshals, la Oficina Federal de Investigación (FBI) y la DEA.

Los comentarios
La facilidad con que Figueroa Agosto y Sobeida han burlado a la justicia suscitó múltiples comentarios acerca de los alcances del contubernio de autoridades, a todos los niveles, con el narcotráfico o con figuras del crimen organizado.
También se ha puesto en la picota el amplio espectro garantista del Código Procesal Penal, a cuyo amparo muchos delincuentes andan sueltos en las calles, algunos de ellos reincidiendo en sus conductas criminales.

LA YIPETA QUE DELATÓ A FIGUEROA Y A SOBEIDA
Una versión indica que la yipeta en la que iba Figueroa Agosto huyó de las autoridades en el país fue alcanzada por disparos en las gomas y el vidrio traseros, y que el hombre pudo eludir la persecución internándose en unos caseríos del ensanche Quisqueya, cargando un maletín repleto de dinero.
El hallazgo en su yipeta de un teléfono celular y documentos de propiedad de apartamentos, condujo a las autoridades a un edificio de apartamentos de la avenida México, donde finalmente detuvieron a Sobeida, cuyas fotografías aparecían guardadas en el celular. Las diferentes llaves de vehículos que también se encontraban en la yipeta de Figueroa Agosto fueron probadas y con una de ellas se abrió el vehículo que ocultaba la suma de 4.6 millones de dólares.
Un tribunal dictó contra Félix Morel medida de coerción por un año que luego fue variada por la jueza Roxanna Vásquez, quien la cambió por una libertad tras el pago de una garantía económica, amparada en el cuestionado Código Procesal Penal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada