martes, 24 de agosto de 2010

ES "MISTERIOSA"LA MILLONARIA INVERSION EN SEMÁFOROS....

Díaz Rúa adjudica contrato al Consorcio Icontrolt -Gobal Capital para suplir piezas y servicios, mientras abre concurso para compra de repuestos
SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- La millonaria inversión en semáforos que hace el gobierno en el polígono central del Distrito Nacional parece una película de misterio cuyas escenas son rodadas en la casa No. 154 de la avenida Abraham Lincoln.
Allí se encuetra la "sede" del Consorcio Icontrolt -Global Capital, empresa que recibió en julio pasado un contrato de tres años por 4.6 millones de dólares (170 millones de pesos) para el mantenimiento de los semáforos.
Yesica Belliard, secretaria de la empresa, desinformada y algo nerviosa, dijo a 7días.com.do que su jefe respondía al nombre de Carlos Zabala, que no sabía cuándo iría a su oficina y que no tiene autorización para dar su teléfono móvil. Su hermetismo, similar al de otros dos jóvenes que se encontraban en el lugar, de escasos muebles y ambiente oscuro, se debía a que tienen prohibido hablar de su trabajo.
Una hoja suelta de la compañía encontrada en el lugar habla vagamente de su "experiencia" en este tipo de trabajo. "En Icontrolt creamos programas que se enmarcan dentro del esfuerzo, la voluntad, el profesionalismo e interés social de las autoridades, que creen firmemente en obras que contribuyan a mejorar la calidad de vida y el entorno urbano de nuestra población, que finalmente significará encontrarse a la altura de las ciudades más importantes del mundo en cuanto al alumbrado público y, por supuesto, en lo que a seguirdad ciudadana se refiere", es lo más concreto que dice el papel.
Su sitio en Internet www.icontrolt.com dista de una compañía con un contrato que incluye, según los términos dados a conocer por Obras Públicas, la contratación de un personal técnico especializado, nuevas tecnologías, software y aplicaciones para manejar el sistema centralizado de control de tráfico, la logística requerida, y el suministro de partes y respuestos para cubrir las eventualidades.
El anuncio del contrato, mes y medio después de ser adjudicado, pretende ser la muestra de que el gobierno está "empeñado" en solucionar definitivamente el trauma vial que padecen los capitalinos.
Mientras, la esquina formada por la César Nicolás Penson y la Máximo Gómez parece concentrar todo el caos del transporte público y privado del Distrito Nacional. El semáforo está dañado y el agente sustituto es desbordado por la desesperación de los conductores.
La escena de esta esquina se reproduce en una gran parte de las intercepciones más transitadas del Polígono Central. El comienzo de las clases en escuelas, colegios y universidades ha convertido la ciudad en un gran tapón.
Mucho se ha hablado de tránsito y semáforos estos días. La retórica oficial penetra, con escasa información, los medios electrónicos. El ministro de Obras Públicas y hombre fuerte del gobierno, Víctor Díaz Rúa, tiene una manera muy “singular” de informar a la sociedad la forma en que gasta el dinero que el pueblo pone en sus manos.
Díaz Rúa habló a los medios de una licitación cuya empresa ganadora no “recordó” porque son tantos los contratos que no podía retener el nombre de una compañía a la que le estaría adjudicando una contrata de más de cuatro millones de dólares.
Prometió que los “detalles” estaban en la sede del Ministerio hasta donde se dirigió 7días.com.do para obtenerlos. Pero que va. Las vueltas en círculos en el lugar terminaron en el despacho de Osvaldo Estrella, director general de Tránsito Terrestre, quien no pudo ofrecer los “detalles” porque apenas tiene tres días en el puesto. “Detalles" que tampoco tiene Leonidas Lazala, director de Semáforos.
Ambos funcionarios atribuyeron los desperfectos a las lluvias, tronadas y tormentas que dañaron la “tarjeta” de los semáforos. “Tarjeta” que, según Estrella y Lazala, no existe en el país. “Lo que hacemos es que nosotros mismos las reparamos”, precisaron.
Lazala, quien lleva dos años en el puesto, dio otros datos. Una empresa llamada SOINCA, de la que muy poco quiso decir, era la que tenía el contrato de los semáforos por un monto de cuatro millones de dólares. Por “incumplimiento” Díaz Rúa se lo suspendió "hace ya un año". Llegado a este punto, la entrevista con Estrella y Lazala murió porque ya no tenían más "detalles". Nada más que decir porque, coincidieron, “todo eso se ha manejado desde el despacho”.
Muchas eran las preguntas en el aire: los términos de la licitación, las empresas que participaron, las ofertas en pugna, los abogados notarios….. en fin esos “detalles” que el ministro constructor del gobierno, mano derecha de Leonel Fernández, dijo tener en su despacho.
Para sorpresa, luego de larga espera, en el departamento de Comunicación consiguieron el nombre de la empresa a la que le fue adjudicado el contrato: "Consorcio Icontrolt –Global Capital".
La adjudicación se hizo el 14 de julio de este año mediante la resolución No. 15-10. Parece que por la "urgencia", la encargada de Compra, María del Carmen Ruiz Gómez, llamó también a otra licitación el 4 de agosto, la 66-2010, para la compra de tarjetas y otros dispositivos también para semáforos.
7días.com.do investigó que el Consorcio Icontrol Global Capital aparece en la lista de suplidores del Gobierno con el código 12807. En la búsqueda la empresa no apareció en la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).
Hace dos años se invirtieron 3.5 millones de dólares
Se recuerda que el 4 de marzo del 2008 el secretario de Industria y Comercio, para ese entonces Melanio Paredes, hoy ministro de Educación, anunció con bombos y platillos la puesta en marcha de los denominados “semáforos inteligentes”, instalados en el polígono central del Distrito Nacional. Con entusiasmo mediático el funcionario celebró que con la millonaria inversión el gobierno se iba a ahorrar 32 millones de pesos en energía debido a que los aparatos estaban dotados de luces de bajo consumo y sistemas de sincronización.
Ese día Paredes habló durante un acto efectuado en la intersección de las avenidas Máximo Gómez y 27 de Febrero, donde se hizo una demostración de los nuevos semáforos -hoy dañados- “cuyas luminarias de diodos emisores de luz consumen apenas un 10 por ciento de la energía que absorben las bombillas incandescentes de los semáforos convencionales”.
Dijo también que por orden de Leonel Fernández en ese mes de marzo se iban a instalar 700 semáforos inteligentes con una inversión superior a los 3.5 millones de dólares y con una cobertura de 360 intersecciones. En el mismo acto Paredes expresó que la licitación fue restringida y que había ganado una empresa denominada Energías Renovables (RENSA).
Como casi todos los semáforos de la ciudad capital están dañados el lector se preguntará y qué es lo que ha pasado. Las lluvias, las tronadas y las tormentas a las que los funcionarios Estrella y Lazala atribuyen los desperfectos de las tarjetas parecen insuficientes cuando hay tantos millones por el medio.
Alfonso Torres/7dias.com.do

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada