jueves, 30 de septiembre de 2010

CORREA NO NEGOCIARÁ CON LOS SUBLEVADOS MIENTRAS ESTÉ DETENIDO....

CRISIS EN ECUADOR

El presidente denuncia un golpe de Estado inspirado por la oposición.- El Gobierno decreta el estado de excepción en todo el país.- El Ejército respalda al presidente, herido y hospitalizado por el lanzamiento de gases lacrimógenos.- La protesta desata el caos en Quito y Guayaquil .

AGENCIAS / EL PAÍS - Quito - 01/10/2010
La protesta de policías en Ecuador por la reducción de sus beneficios salariales ha puesto en jaque al Gobierno del país, que ha decretado el estado de excepción y denunciado un intento de golpe de Estado. El presidente Rafael Correa se encuentra retenido por los amotinados, que le impiden salir del hospital militar adonde acudió tras hacerse daño en una pierna recién operada y por aspirar gases lacrimógenos durante la revuelta. El mandatario asegura que no negociará mientras esté atrapado. "Olvídese de cualquier acuerdo o cualquier diálogo mientras no pueda salir", ha declarado en una conexión telefónica con Ecuador TV, cuya señal es emitida en todos los canales de televisión del país. "Saldré de aquí como presidente o con los pies por delante", sentencia.

La OEA repudia "cualquier intento de alterar la institucionalidad democrática"
Unasur convoca una reunión de urgencia
Un bolivariano con la cabeza fría
Moratinos: "No toleraremos un golpe de Estado en Ecuador"

"Esto no es Honduras"
Policías ecuatorianos intentan interrumpir la señal de una televisión pública
El presidente de la Asamblea de Ecuador pide apoyo para el Gobierno de su país"Si me quieren matar, mátenme"
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha acusado a la oposición de intentar derrocarle con un golpe de Estado y ha confirmado que está estudiando la posibilidad de disolver el Parlamento en medio de protestas policiales.El mandatario ha dicho que los manifestantes, a los que ha acusado de traición y conspiración, intentaron agredirlo y necesitó de atención médica.Un grupo de soldados ha tomado el control del principal aeropuerto de Quito y cientos de policías están protestando en las calles mientras el presidente estudia disolver el Congreso por el bloqueo a una ley de austeridad que alcanza a las fuerzas de seguridad. -
El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, arenga a los seguidores del presidente Correa, desde el balcón del palacio presidencial: "Está cocinándose ese golpe de Estado"

Antes de ingresar en el hospital, el presidente se enfrentó a los rebeldes en la sede del Regimiento 1 de Quito. "Señores, si quieren matar al presidente, aquí está: mátenme si les da la gana, mátenme si tienen valor, en vez de estar en la muchedumbre, cobardemente escondidos", dijo visiblemente exaltado. Poco después, en declaraciones a un canal de televisión ecuatoriano, proclamó: "Es un intento del golpe de Estado de la oposición", ha asegurado Correa. "Me siento traicionado, no por todos, pero habrá que depurar", añadió.
El Gobierno ha declarado el estado de excepción en el país durante una semana y anunciado que el Ejército tomará en sus manos la seguridad del país. El ministro de Exteriores, Ricardo Patiño, instó a los cientos de partidarios de Correa congregados fuera del Palacio de Gobierno de Carandolet, en el centro de Quito, a que acudieran al hospital a rescatar al presidente. Los amotinados han lanzado gases lacrimógenos a los grupos que lo han intentado, pero unos 2.000 han conseguido llegar hasta las inmediaciones del edificio y se están enfrentando con los agentes, a los que triplican en número.
El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas ecuatorianas, Ernesto González, rodeado de otros altos mandos militares, ha manifestado el apoyo del Ejército al presidente y su respeto por las instituciones democráticas, y ha aclarado que Correa es su "máxima autoridad". No obstante, ha pedido "encarecidamente" la revisión de la ley que ha provocado la protesta. Algunos soldados se sumaron en los primeros momentos a la protesta y tomaron la pista del aeropuerto de Quito, sede también de la base aérea militar más importante del país, que ha reabierto tras permanecer cerrado durante varias horas.
Los policías han tomado la Asamblea Nacional, cuarteles y calles principales en diversos puntos del país. Quito se ha convertido en una ciudad fantasma. Las escuelas e institutos han enviado a los estudiantes a sus casas. En las entidades públicas se ha dado la orden de que el personal se retire a sus hogares. A esta hora la mayoría de la población de la capital permanece en sus casas, a la espera de que las Fuerzas Armadas inicien los controles en la vía pública. Sin embargo, aún no se ha visto a ningún miembro del Ejército en las calles.
Los comercios han cerrado las puertas tanto en Quito como en las ciudades de Ibarra, Esmeraldas, Cuenca, Ambato, Loja y Guayaquil. En esta última se han registrado hace pocos minutos un nuevo saqueo a un centro comercial. El temor es generalizado en la población, tanto a ataques de la delincuencia como al enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad. Además, la ciudadanía ha criticado que la única vía de información sean los canales gubernamentales.
Imágenes de televisión han mostrado a los policías en uniforme de tropa quemando neumáticos en varios puntos de Quito. Los uniformados han dicho que no cederán en su protesta. Todos los vuelos desde y hacia ese aeropuerto han sido suspendidos.

Comisión para poner fin a la crisis
Como salida a la crisis, el Gobierno y los policías sublevados intentan crear una comisión de negociación para poner fin a los conflictos y que estaría conformada por cinco miembros de la cúpula policial y cinco representantes de mandos inferiores, según afirma una periodista que se encuentra en el hospital donde permanece Correa.
Los amotinados exigen la restitución de varios beneficios, entre ellos un bono de la policía, los años previstos de ascensos, las condecoraciones, eliminados con una nueva Ley de Servicios Públicos aprobada anoche. Todo ello supone alrededor de 30 millones de dólares (22 millones de euros), de los que los policías solicitarán que la mitad sea destinada a la construcción de viviendas para agentes.
Poco después de los primeros disturbios, el presidente Correa se dirigió junto el ministro del Interior, Gustavo Jalkh, a decenas de policías de tropa en el Regimiento 1 en Quito y desde una ventana de una oficina del edificio intentó dialogar con los manifestantes, que le abuchearon y lanzaron objetos y gases lacrimógenos.
"No daré ni un paso atrás, si quieren tomarse los cuarteles, si quieren dejar a la ciudadanía indefensa y si quieren traicionar su misión de policías, traiciónenlos", exclamó Correa en un encendido discurso. "Señores, si quieren matar al presidente, aquí está: mátenme si les da la gana, mátenme si tienen valor, en vez de estar en la muchedumbre, cobardemente escondidos", dijo y agregó que su Gobierno seguirá "con una sola política de justicia, dignidad".
"Si quieren destruir la patria, destrúyanla, pero este presidente no da ni un paso atrás, ¡viva la patria!", ha finalizado Correa. Los policías lanzaron gases lacrimógenos al mandatario, que tuvo que retirarse rápidamente de la ventana desde la que hablaba. Correa fue operado recientemente de su rodilla derecha, que se ha vuelto a lastimar al salir de prisa del regimiento.
La revuelta se produce en momentos en que el presidente Correa considera disolver el Congreso ante el estancamiento que existe en la aprobación de varias leyes de reducción de gastos estatales. Incluso varios parlamentarios de su partido se oponen a estas leyes. La disolución le permitiría legislar por decreto y convocar elecciones anticipadas.
El ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Miguel Carvajal, ha reconocido que su país está ante una situación "delicada" y frente a un proceso de "desestabilización del Gobierno y la democracia". Los Gobiernos latinoamericanos y España han mostrado su apoyo al Gobierno de Correa y esperan que la situación se solucione de forma pacífica.
Otra vez turbulencias
Ecuador tiene una larga historia reciente de golpes de Estado y revueltas. Desde 1997 hasta 2007 ha habido ocho presidentes en Ecuador. "Lo triste es que aparentemente habíamos superado ese ritmo cíclico de golpes de Estado y alzamientos", afirma Rubén Dario Buitrón, editor del diario El Comercio, al que la situación en las calles de Ecuador le recuerda "a los peores momentos de 2000, cuando el golpe que acabó con el poder de Jamil Mahuad". Y añade que estos acontecimientos marcan "un punto de inflexión en la supuesta idílica relación que mantenía Correa con el pueblo"
"Es la primera vez en sus años de gobierno que la población se le levanta a un presidente que tiene una gran popularidad", agrega Buitrón, quien considera que la salida al conflicto es que la Asamblea se reúna y derogue la ley, aunque, a su juicio, no cree que Correa vaya a dar marcha atrás en su decisión. La situación de Ecuador ha tomado posición en la lista de Trending Topics de Twitter

La OEA repudia "cualquier intento de alterar la institucionalidad democrática"
La Organización de Estados Americanos (OEA) ha aprobado por aclamación una resolución que respalda "unánimamente al Gobierno Constitucional de Rafael Correa" y repudia "cualquier intento de alterar la institucionalidad democrática" en Ecuador. En una reunión extraordinaria convocada de urgencia tras la revuelta policial de este jueves en ese país, los representantes de los países miembros pidieron al secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, "que brinde toda la cooperación de la Organización a solicitud del Gobierno de Ecuador". El proyecto de resolución fue presentado por Perú y apoyado por por las delegaciones de todos los países miembros, que calificaron los hechos de intento de golpe de Estado contra el Gobierno.
La embajadora de Estados Unidos ante la OEA, Carmen Lomallin, destacó que EEUU hace una "condena tajante de los hechos" provocados por los policías y militares que protestan por un proyecto de ley para eliminar incentivos salariales. "Apoyamos al Gobierno democrático de Ecuador e instamos al secretario general a expeditar la resolución de este conflicto en la forma más democrtica posible", dijo Lomallin, en términos muy similares a los que se pronunciaron sus colegas del continente.
El documento aprobado después de una reunión de apenas una hora y media, solicita al Gobierno de Correa que continúe informando sobre el desarrollo de los hechos y hace "un enérgico llamado a la fuerza pública de Ecuador y a los sectores políticos y sociales a evitar todo acto de violencia que pueda generar una situación de inestabilidad política".
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que habló por teléfono con el presidente Correa tras la intentona golpista, mostró su voluntad de apoyar en todo lo necesario al Gobierno ecuatoriano en estos difíciles momentos.
EFE
+Unasur convoca una reunión de urgencia
Los presidentes de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reunirán en las próximas horas en Buenos Aires para analizar la crisis creada en Ecuador y repudiar la sublevación contra el presidente Correa, según ha confirmado la presidenta argentina, Cristina Fernández. Hasta ahora han confirmado su asistencia los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, y Bolivia, Evo Morales, mientras que el peruano Alan García ha solicitado permiso al Congreso para viajar. Desde Colombia, una alta fuente oficial dijo a Efe que el presidente Juan Manuel Santos "canceló un desplazamiento hoy a la costa norte y esta misma tarde viajará a la capital argentina".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada