martes, 19 de enero de 2010

SECRETARO GENERAL DE LA ONU PIDE PACIENCIA A HAITIANOS...



En un viaje de emergencia a la capital haitiana, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que mucha gente está frustrada y está perdiendo su paciencia ante las dificultades para distribuir la gran cantidad de ayuda que llega a Haití después del devastador terremoto del martes.

AP / El Faro
Publicado el 17 de Enero de 2010
Sobrevivientes del terremoto del martes en Haití intentan obtener agua que entregan soldados estadounidenses en Puerto Príncipe, el domingo 17 de enero de 2010. Foto AP
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, visitó este domingo la destruida sede de la misión de la ONU en Haití, enviando un mensaje de esperanza a las víctimas del terremoto, pero admitiendo que muchos de los sobrevivientes están cada vez más desesperados.
En un viaje de emergencia a la capital haitiana, Ki-moon dijo que mucha gente está frustrada y está perdiendo la paciencia.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU planea empezar a alimentar a un millón de personas en dos semanas y a dos millones en un mes, dijo el secretario general. Davir Orr, portavoz del programa, señaló que la agencia tenía como objetivo alimentar a más de 60 mil personas este domingo.

La Cruz Roja ha calculado que entre tres y 3.5 millones de personas necesitan ayuda, por lo que la prensa preguntó a Ki-moon si la asistencia ofrecida sería suficiente para evitar revueltas o disturbios. "Sinceramente espero y pido a los haitianos que sean más pacientes. No queremos ni imaginarnos ese tipo de situación".

Ki-moon se paró frente a la plaza del dañado Palacio Nacional, donde miles de haitianos acampaban y un grupo de hombres y jóvenes lloraban diciendo que necesitan comida, bebida y trabajo.
"He visto y he conocido a mucha gente en las calles en frente del palacio presidencial", dijo Ki-moon. "Por sus caras y por las conversaciones con ellos, veo que están comprometidos. Están buscando un futuro mejor... Les he dicho que estoy aquí para darles esperanza y para darles un mejor futuro".
Antes de despegar la mañana del domingo, el secretario general le dijo a la prensa que tiene tres prioridades para su visita: que se salve la mayor cantidad de vidas posible, incrementar la asistencia humanitaria y se coordine el manejo de la enorme cantidad de donaciones que llegan a la nación caribeña. "No debemos desperdiciar ni un dólar de asistencia", dijo.

La primera parada del secretario general fue en la sede central de la ONU, donde equipos de emergencia intentaban rescatar a un empleado danés entre los escombros. Unos 15 minutos después de que el secretario general se marchara, los trabajadores de emergencia lograron sacar al danés del edificio sano y salvo.

Ese edificio es el hotel Christopher, que colapsó con el sismo de 7 grados Richter. En su interior se encontraba, presumiblemente, el salvadoreño Gerardo Le Chevallier, jefe de la misión de Asistencia Electoral de la ONU. Según una pariente de Le Chevallier, ese día, entiende ella, él se encontraba reunido en el cuartel central con una misión china. Hasta ahora, Le Chevallier es una del centenar de desaparecidos de Naciones Unidas. Medio centenar ya fueron confirmados como muertos, entre ellos el jefe de la misión en Haití y el segundo al mando.

Y no obstante que la ONU establece que el 95% de las víctimas que son rescatadas vivas son aquellas a quienes se les saca de entre los escombros en el período de 72 posterior al sismo, este domingo por la mañana habían sido rescatados otros tres sobrevivientes. La ONU dijo que los rescates exitosos eran más de 70 hasta este domingo, y declaró que es la mayor cantidad de vidas que han logrado arrebatarse a la muerte en desastres similares en todo el mundo.

Tras aterrizar en un Boeing 737 chárter, Ki-moon fue recibido por el jefe interino de la misión de paz de la ONU, Edmond Mulet, quien llegó de inmediato luego del terremoto del martes para reemplazar al fallecido Hedi Annabi.

Dominicana pide cumbre mundial por Haití
En medio del caos y ante un gobierno prácticamente inexistente, las cifras certeras son lo que más escasea en la isla, junto con techo, agua limpia y alimentos. El último dato con alguna precisión y producto de observación en la ciudad capital, Puerto Príncipe, lo aportó la Cruz Roja haitiana, que calculó entre 45 mil y 50 mil fallecidos.

Este domingo salieron nuevas cifras. Como que el 70% de los edificios de la capital y el 10% de las casas están destruidos. Haití, antes del terremoto, ya era el país más pobre del continente y el más depredado ambientalmente. La ONU teme que producto de la destrucción del terremoto, de inmediato unas 300 mil personas pasen a condición de indigencia inmediatamente.

En un comunicado oficial difundido este domingo 17, el gobierno dominicano informó que ha convocado a una cumbre de líderes mundiales para el lunes, en la que ya está asegurada la presencia del gobernante haitiano René Preval y de la vicepresidenta española, María Teresa Fernández de la Vega, para tratar la situación en Haití.

"El tema central de discusión será cómo la cooperación internacional dirigida a Haití luego del terremoto del pasado martes 12 se convierte en un proyecto a corto y mediano plazo", informó el domingo la Presidencia por medio de un comunicado.
La invitación ha sido girada, además, a representantes de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Brasil, embajadores de países de América Latina y representantes de organismos multilaterales como la ONU, el Banco Mundial, la Comunidad Caribeña (Caricom), el Banco Interamericano de Desarrollo y otras entidades de cooperación regional, según el comunicado.
República Dominicana se ha convertido en un puente de asistencia a los haitianos y cada día ha recibido numerosos aviones con personal y ayuda desde diferentes países del mundo.
Los hospitales dominicanos también han recibido unos 3 mil haitianos heridos en el terremoto.
El ministro de Salud dominicano, Bautista Rojas, lamentó que los atendidos más recientemente han tenido que ser sometidos a alguna amputación porque las partes afectadas habían pasado muchos días sin ningún tipo de cuidados. Al menos 200 personas han sufrido amputaciones, según cifras de Salud Pública.

"Me desperté y me faltaba el pie y andan buscando mi mamá, que no aparece", dijo a la AP Jean Veilleux, un adolescente de 14 años que fue atendido en el hospital de Jimaní, a casi dos horas de Puerto Príncipe.
Nerys Mejía viajó 300 kilómetros desde el centro del país para servir como voluntaria en el hospital de Jimaní.
Sonia Marmolejos dejó en casa a su bebé recién nacido y se trasladó al hospital capitalino de Darío Contreras para amamantar a niños haitianos víctimas del terremoto que están internados en ese centro traumatológico. "Me enteré de que aquí había niños haitianos muy recién nacidos y vine a ver en qué podía ayudar y le estoy dando el seno este niño... no es el mío pero estoy aquí ayudando, dándole el seno", comentó Marmolejos.

El domingo, casi todos los canales de televisión dominicanos recaudaban dinero, alimentos y medicina en un telemaratón para los sobrevivientes de Haití.
"No podemos desconocer el hecho de que la historia nos ha vinculado, compartimos la misma isla y la realidad es esta y hoy estamos aquí frente a un tremendo desafío", manifestó durante el telemaratón el cardenal dominicano Nicolás de Jesús López Rodríguez.
,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada