viernes, 22 de enero de 2010

FF.AA LEVANTAN A HAITÍ DE LAS CENIZAS....



JIMANI.- Desde el pasado martes 12 tras el terremoto en Haití, que la Casona frente al cuartel de la 5ta Brigada en esta ciudad fue convertida en el Comando de Operaciones de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, las horas del día son más agitadas que nunca antes en la vida de esta provincia.
Diariamente el flujo de vehículos terrestres de diversas organizaciones locales y extranjeras que se aprestan a salir en socorro de Haití forman una larga procesión que excede al espacio de la explanada frontal del campamento. Docenas de personas, con camisetas distintivas o uniformes de sus organizaciones, se mueven en los alrededores de la otrora Casona, hoy Comando de Operaciones.
El ambiente que se vive allí no es tenso. Todo lo contrario. Es un ambiente que de alguna manera une fraternamente a todos en una misma causa común. No obstante, cada uno sabe en su intima convicción, que eso implica potenciales riesgos, ir y regresar a salvo de un inhóspito e inestable Haití.

A raíz de tales circunstancias, y en un momento decisivo para la supervivencia del hermano pueblo haitiano, donde la intención solidaria no debe detener su curso, las Fuerzas Armadas de la República Dominicana han esbozado una loable iniciativa llamada “Plan Mano Amiga”.

El Plan Mano Amiga ha sido una disposición inmediata tras el terremoto que asoló Haití, del Presidente de la República, Leonel Fernández Reyna, dirigido por el Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, Teniente general Piloto, F.A.D., (DEM), Pedro Rafael Peña Antonio.

Dicho plan consiste en llevar toda la ayuda necesaria al lesionado pueblo haitiano y ofrecer protección a las organizaciones que auxilian a la hermana nación. Un grupo de técnicos civiles y militares en las áreas de comunicación, rescate, personal médico especializado en cirugía, anestesiología, traumatología y psicología, abordan diariamente los vehículos terrestres y los helicópteros de las Fuerzas Armadas dominicana, para ser escoltados hasta Haití por las tropas que conforman el Plan Mano Amiga. Además, también se transportan suministros médicos y alimenticios de todo tipo hacia los centros de acopio.

El Plan también consiste en la donación diaria de 130 mil raciones alimenticias y 40 mil crudas a los damnificados haitianos, las cuales son transportadas y escoltadas por las tropas dominicanas para que lleguen a salvo a su destino.

Un convoy de 62 vehículos bajo la coordinación de las Fuerzas Armadas, a través de la Plan Mano Amiga partió hacia Jacmel el miércoles 20 de enero, tras el temblor de 6.0 en el escala de Richter que derribó los pocos edificios que quedaron del terremoto del martes 12; estos operativos han sido la constante desde que el mundo supo la tragedia del sismo en Haití, ya que día a día dos convoyes (a las 6:00 de la mañana y a las 2:00 de la tarde), parten para hacia el devastado país vecino.
El general, F.A.D., (DEM) Hugo Rafael González, coordinador del Plan, viajó a Jacmel, provincia haitiana, tras el temblor para dirigir la evacuación de los damnificados; ese día se realizó el traslado a territorio dominicano de cuatro ciudadanos haitianos que resultaron heridos en el sismo. El general González socorrió personalmente a uno de los rescatados, un niño de ocho años de la localidad de Jacmel, con severas heridas en el cráneo.
Los heridos en condiciones estables, son trasladados y atendidos por personal médico civil y militar en los hospitales de Jimaní, Neiba y Duvergé, donde actualmente se encuentra un número considerable de pacientes heridos procedentes de Haití; mientras que los de condiciones más críticas, son trasladados vía aérea directamente al Hospital Central de las Fuerzas Armadas y al Ramón De Lara, en la Base Aérea de San Isidro.

El soporte logístico que han provisto este eficiente plan implementado por las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, ha hecho posible el trabajo de socorro en Haití; puesto que, son los cuerpos castrense dominicanos los que ha transportado por aire, mar y tierra las ayudas. Son las Fuerzas Armadas dominicanas las que han escoltado y llevado a salvo al personal humano que socorre a nuestro hermanos haitianos. Son los militares de nuestra nación, los que han afrontado las adversas y hostiles circunstancias actuales imperantes en el vecino país, para introducir ayuda, a expensas de arriesgar su propia integridad física.

La labor de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana no le es indiferente a los principales actores de la vida nacional. “Las Fuerzas Armadas lo han hecho todo”, son las palabras de elogio y reconocimiento expresadas esta semana en Jimaní por el Secretario de Salud Pública, Bautista Rojas Gómez, a la vez que reconoce la valía de los planes ejecutados por los cuerpos castrenses, que han hecho posible las ayudas que ofrece la institución a Haití. “Los militares no han descansado desde que ocurrió el terremoto”, declaró Luis Emilio Peña, Gobernador de la Provincia Bahoruco, “estamos muy agradecidos por la labor que han realizado, es encomiable”, agregó.

El Plan Mano Amiga de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, ha sido precisamente eso: una mano solidaria extendida hacia la hermana nación en su más aciago momento, que seguirá extendida incondicionalmente, hasta que la hermana nación se levante de sus cenizas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada