martes, 7 de octubre de 2014

UNA AUXILIAR DE ENFERMERÍA QUE ATENDIÓ AL MISIONERO FALLECIDO GARCÍA VIEJO, CONTAGIADA DE ÉBOLA


 
Se trata de una de las sanitarias que trató al religioso Manuel García Viejo
'Presentó síntomatología leve desde el 30 de septiembre'
 
Es una técnico sanitario de 44 años, casada y sin hijos. Su marido está siendo analizado

Confirmado en España el primer caso de contagio por ébola en Europa ATLAS

ADVERTISEMENT
Confirmado el primer caso de contagio de ébola en España. Se trata de una de las auxiliares de Enfermería que atendió al religioso Manuel García Viejo que se infectó en Sierra leona y que fue trasladado a España, al Hospital Carlos III, hace dos semanas. Tras permanecer cuatro días ingresado, fallecía el pasado 25 de septiembre.
 
"La mujer, de 44 años y técnico sanitario, llegó con fiebre al Hospital Universitario Fundación de Alcorcón y se le hicieron las pruebas epidemiológicas. Se han remitido al Instituto Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad. El primer resultado ha sido positivo", según precisaron fuentes sanitarias. El segundo resultado ha confirmado el primer test. Será trasladada al hospital Carlos III para ser atendida.
 
Tras convocar un gabinete de crisis al conocer la noticia, la ministra de Sanidad, Ana Mato, ha comparecido junto a diversos responsables de Sanidad para dar algunos detalles del caso. Según ha contado Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid (CAM), "la paciente presentó sintomatología vaga el 30 de septiembre. Ésta consistía en fiebre -que no llegaba a 38,6, que es el límite fijado para ponerse alerta- y un poco de astenia". Una semana después, ha dado positivo por ébola.
 
La mujer, que está casada pero no tiene hijos, "entró dos veces en la habitación del fallecido García Viejo. Una para atenderle y otra cuando ya había fallecido". También atendió al misionero Miguel Pajares, pero de éste ha pasado el tiempo suficiente para descartar que sea la fuente de contagio.
Las autoridades han afirmado que desconocen "cómo se ha contagiado", pero "están investigándolo". Además, han indicado que la mujer se fue de vacaciones al día siguiente del fallecimiento de García Viejo.

Desde el Ministerio de Sanidad han explicado que "estamos haciendo la investigación epidemiológica con el marido y con ella. Cualquier contacto susceptible de haber podido ser contagiado lo tenemos que abordar". De momento, más de 30 personas están siendo estudiadas, entre ellas el médico y los dos técnicos que estaban en la ambulancia que la ha trasladado al hospital.

Mensaje de tranquilidad

La ministra Ana Mato ha querido mandar un mensaje a los ciudadanos. "Contamos con profesionales magníficamente formados para tratar este tipo de situaciones y con la capacidad técnica y organizativa necesaria para hacerle frente a este tipo de situaciones", ha asegurado.
"Tengan ustedes la certeza de que tanto el ministerio como las autoridades de la Comunidad de Madrid trabajamos de manera coordinada para garantizar la atención a la paciente y la seguridad para el personal y toda la población", ha enfatizado.
Asímismo han indicado que "se han activado todos los mecanismos para traer todos los tratamientos disponibles".
Aunque, por el momento, no existe tratamiento para esta enfermedad, salvo el experimental ZMapp.

Los antecedentes

Este contagio se ha conocido nueve días después del fallecimiento de García Viejo, quien fue repatriado el pasado 21 de septiembre y moría días después tras sufrir un "empeoramiento" dentro de la gravedad que ya mantenía, al verse afectado por una "importante deshidratación" y una afectación hepática y renal.
 
 
Traslado de los restos mortales de García Viejo. EFE
 
El Hospital Carlos III, donde trabaja la paciente, ha tratado ya dos casos de ébola. Se han seguido en ambos casos los protocolos de seguridad dictados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se han utilizado trajes especiales para aislar a los sanitarios del virus.
 
Los enfermeros que atendían a los misioneros españoles infectados de ébola, Miguel Pajares y Manuel García Viejo, no tenían que someterse a ninguna prueba especial y sólo tenían que tomarse la temperatura dos veces al día, de acuerdo con el protocolo establecido. Así lo contemplaba el protocolo de actuación consensuado por el centro con Salud Pública, que recomendaba a los miembros del equipo que atendió a Pajares "vigilancia pasiva durante los 21 días posteriores a la última exposición". Ante la presencia de fiebre o cualquier otro síntoma de enfermedad, debían acudir al Servicio de Riesgos Laborales para que se realizara una valoración.
 
Desde que surgió el último brote de ébola, dos españoles han fallecido a causa de este virus. El padre Miguel Pajares murió el pasado 12 de agosto en el hospital Carlos III de Madrid tras ser trasladado desde Liberia, donde contrajo la enfermedad.
 
Por su parte, el religioso Manuel García Viejo, se infectó en Sierra Leona, donde desde hacía 12 años era director médico del Hospital San Juan de Dios en Lunsar.
En los últimos dos meses, han sido varias las comunidades autónomas que han tenido que activar el protocolo sanitario ante un posible caso de ébola -una veintena de veces-, aunque finalmente en ninguna ocasión ha resultado positivo, informa Cristina Luis.
En Madrid saltaron las alarmas el pasado mes de septiembre cuando un viajero brasileño llegaba a la Estación Sur de autobuses con un cuadro médico sospechoso, que finalmente fue negativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada